6 Consejos para Evitar la Ansiedad por Separación en Perros

El vínculo que tenemos con nuestro perro es tan fuerte que puede llegar a generarle ansiedad por separación cuando nos marchamos de casa.

Esto ocurre cuando nuestra mascota tiene dependencia hacia nosotros y no es capaz de quedarse solo. Por naturaleza, los perros nacen para vivir en manda y no separarse de ella.

Esto puede ser un gran problema a la hora de ir a trabajar o al tener que ir a hacer un recado.

Hoy te traemos 6 consejos para evitar la ansiedad por separación.

ansiedad por separación

SÍNTOMAS DE ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

Los principales síntomas de ansiedad por separación que pueden mostrar nuestros peludos son:

  • Cambios en su conducta: cuando nuestro perro está solo en casa puede desarrollar una conducta destructiva. Llegando a romper puertas, ventanas, sofás o incluso a comerse la basura.
  • Ladridos excesivos: lloriqueos, ladridos constantes y aullidos. Esto nos puede ocasionar problemas con los vecinos y puede llegar a ser molesto para ellos.
  • Hace sus necesidades dentro de casa: si nuestro peludo orina y/o defeca en casa es un signo evidente de que algo le ocurre. Sobre todo, si está acostumbrado a hacer sus necesidades en el parque.

También tenemos que estar atentos a los síntomas secundarios de los cuales no solemos darnos cuenta:

  • Nuestra mascota no come la comida, ni tampoco bebe del agua que le dejamos cuando nos marchamos de casa.
  • Jadeos constates.
  • Muestra inactividad, apenas toca sus juguetes o no quiere jugar en el parque.
  • Por la ansiedad pueden llegar a segregar mucha saliva.

6 CONSEJOS PARA EVITAR LA ANSIEDAD POR SEPARACIÓN EN PERROS

SÁCALO DE PASEO

Antes de marcharnos de casa, tenemos que salir a dar un paseo con nuestro peludo. Cuanto más largo mejor, de esta manera llega más cansado a casa. Dormirá más y estará menos activo.

Cuando volvamos a casa, debemos dar un buen paseo con él. Gastar la energía que ha ido acumulado durante el tiempo que ha estado solo, le vendrá de lujo. Tiene que correr, jugar y socializarse con otros perros.

RUTINA

Cuando nos vayamos a marchar de casa, tenemos que hacer siempre lo mismo. Sacarlo a pasear a la misma hora, rellenar sus cuencos, coger el abrigo, las llaves, apagar las luces…

Tenemos que hacer que él vea todo lo que hacemos, así asocia estas acciones con nuestra marcha. Estará más preparado y menos nervioso. La constancia es fundamental.

DESPEDIDAS

Puede sonar duro porque estamos acostumbrados a despedirnos siempre de nuestras mascotas. Pero el decirle “vuelvo enseguida, pórtate bien” no hace más que generarle ansiedad. Sabe que lo vamos a dejar solo.

Hay que hacer que entienda que el quedarse solo es una situación rutinaria.

SALUDOS

Al igual que no despedirnos de nuestro peludo, no saludarlo es muy duro también.

Cuando abrimos la puerta, ya tenemos a una bola peluda de 4 patas moviendo su cola, ladrando y saltando. No hay que decirle nada y una vez esté tranquilo podremos saludarlo y acariciarlo.

JUGUETES

El darle un juguete o una golosina al marcharnos de casa, ayudará a que asocie el marcharnos como algo positivo.

Cuando lleguemos a casa tendremos que quitarle el juguete, para que no se acostumbre mucho a él y por lo tanto pierda el interés.

CASTIGOS

Llegamos a casa y nos encontramos con unas cuantas travesuras. No debemos castigarlo. Habrá pasado tiempo desde que hizo la travesura y no sabrá por qué lo castigamos.

Pensará que si lo castigamos es por quedarse solo.

También te puede interesar:»Las cataratas en los perros» y «Mi perro parece triste ¿Qué hago?«

Deja un comentario